Madeline Scotto... 100 años vivos

Tristemente, los ancianos son uno de los grandes olvidados de nuestra sociedad. Algunas personas los ven como una pesada carga de la que hay que estar pendiente, olvidando todas las experiencias que han vivido y que gracias al duro trabajo y esfuerzo que han realizado durante décadas podemos disfrutar del nivel de vida que tenemos actualmente.

Grandes cambios históricos, sociales y políticos han ido acompañando su vida, por lo que muchos gozan de una sabiduría a la que sería imposible acceder sin años y años de experiencia. Una de esas personas tan extraordinarias es Madeline Scotto. Esta estadounidense nacida en 1914 ha dedicado más de la mitad de su vida a la docencia. 

Sorprendentemente, esta experimentada profesora de matemáticas se puso la bata por primera vez de forma accidental. Tal y como cuenta a DNAinfo, algunos profesores de un colegio religioso sufrieron un accidente en autobús de camino a la escuela, lo que obligó a que el pastor de la comunidad pidiera a los fieles que se encargaran de llevar las clases hasta que se recuperaran los profesores titulares.

Scotto ha conseguido adaptarse a las diferentes generaciones de alumnos que han ido pasando por sus clases

Ante esta petición, Scotto se lanzó a echar una mano, entró por primera vez en un aula y desde entonces nunca abandonaría esta profesión. Cumplía ya 40 años, estaba casada y tenía cinco hijos, uno de ellos recién nacido. Esta decisión pudo tomarla gracias al apoyo de su marido y la ayuda de sus padres, que colaboraron en la educación de los pequeños para que su hija pudiera trabajar. Precisamente, por estos motivos Scotto afirma que su familia ha sido el principal baluarte de una felicidad que le ha acompañado durante toda su vida.

Con un siglo ya de vida, Scotto ha conseguido adaptarse a las diferentes generaciones de alumnos que han ido pasando por sus clases y su agradecimiento es tal que el día de su centésimo cumpleaños se celebraron una misa y un acto especial a los que acudieron numerosos antiguos alumnos suyos entre los que posiblemente hubiera muchos rostros de los que ya no fuese capaz de acordarse con certeza. 

No cabe la menor duda de que su experiencia vital y su inmensa felicidad la convierten en una persona que ha logrado triunfar en su proyecto de vida.

Demostrando que la experiencia es un grado, Scotto fiel a su deformación profesional se lanzó a dar una lección más en Business Insider, aunque en este caso dejó a un lado las matemáticas y se centró en aspectos generales de la vida. Estos son las tres explicaciones sobre los pilares básicos de cualquier vida.

1. Cómo lograr el éxito profesional

La profesora es una docente convencida y destaca la necesidad de trabajar, como ella, en algo que a cada uno le resulte apasionante. Esta pasión siempre ha de ir acompañada de un importante valor, como es el esfuerzo. Es necesario dejar a un lado la obsesión de alcanzar siempre los resultados previstos, pues lo importante es intentarlo de verdad y buscar una mejora de cara al futuro. Scotto siente tristeza porque considera que la autoexigencia es un concepto que se está dejando en la sociedad actual.

2. Cómo alcanzar la felicidad

Para Scotto la felicidad y la honestidad son dos términos prácticamente inseparables. La estadounidense indica que al ser honesto, la gente se mostrará agradecida y dispuesta a ayudar. Dentro de su idea para vivir una vida plenamente feliz destaca la necesidad de encontrar en un buen entorno y disfrutar de un clima familiar positivo. La veterana docente estadounidense tiene muy claro que al tratar bien a la gente se obtendrá una respuesta similar y se disfrutará de un ambiente mucho más sano, pese a que ahora la sociedad sea mucho más individualista, algo que desde su punto de vista es un error.

3. Cómo disfrutar de una buena relación de pareja

Aunque su marido Francis falleció en 1999, Scotto se siente tremendamente afortunada del matrimonio que ha vivido. No es para menos, ya que afirma que desde el primer momento se dio cuenta de que él iba a ser el acompañante en su camino, pues le veía como una persona especial y diferente al resto. Scotto considera que todas las parejas deberían buscar eso, ya que la clave es tener una vida de pareja en la que el uno trate al otro de tal forma en la que se sienta diferente y único.

El Confidencial 30 Dic. 2014