LA LLUVIA AMARILLA

La lluvia amarilla. Julio Llamazares, 1989. Ed. Seix Barral. Barcelona.

 

 Un hilo emocional permanente y amarillo pardo de melancolía recorre este relato desde la primera a la última página... Lluvia amarilla que  envuelve al personaje, al pueblo, a las montañas y a los valles hasta oxidar todos los rincones de sus casas y de los recuerdos que acompañan al último habitante de Ainielle, en el pirineo aragonés.

Es un libro que habla de la memoria, o mejor dicho de la desmemoria, del olvido cruel que simboliza esa  "lluvia amarilla" ante la que nada se puede hacer que corroe casas, fotos y la propia memoria del protagonista. 

 Una vez más Llamazares con su rico repertorio narrativo  refleja sabiamente el clima de una realidad que llega a nuestros días silenciada, la del abandono de los hábitats humanos de las montañas y la pérdida consecuente de un estilo de vida, una cultura y un patrimonio humano vinculado profundamente a una naturaleza que el autor describe  con poética expresión  " los chopos amables del río", "La hiedra que corroe las casas"... el amarillo del otoño y el invierno del inexorable paso del tiempo nos  va cubriendo como un manto suave sin apenas enterarnos.

Juan Manuel M-Durán