Creo que nací ya, pero fue que andando el camino, descubrí que mi vocación, mi actuar esencial iba por el afán de ayudarme y ayudar y viceversa.

 La experiencia vivida es la principal fuente de conocimiento de todo ser humano, luego está la formación que encauza esa experiencia en conocer la psique y aplicar los métodos necesarios para que esta supere todos los escollos que aparezcan en el camino.

 Aunque tengo una amplia formación previa en el campo de la naturaleza interna del ser humano, a través de mi experiencia como terapéuta manual y un bagaje de años en las medicinas naturales, es a través de la psicología aplicada y la psicoterapia donde me encontré con todo aquello que yo necesitaba para mi propósito personal y profesional de conducirme y conducir a los demás hacia la mejor versión posible de sí mismos.

 No concibo el campo de la psicología aplicada sin experiencia y bagaje personal vitales suficientes como para establecer esa mínima empatía o rapport con la persona que solicita tu ayuda. Dicen de los médicos de la dinastía Hang, en la China milenaria, que condición sin equanum  para poder ejercer, era haber padecido los males del pueblo, haber trabajado y haber hecho algo relevante en la vida... soy un fiel creyente en que los seres humanos tenemos muchos más potenciales de lo que nosotros creemos tener y que solamente los programas mentales o creencias limitantes que conforman nuestra cosmovisión, son los que se interponen para desconocer esto.

 En el momento que las personas consiguen conectar con su propósito vital y poner en coherencia aquello que sienten, con aquello que piensan más lo que hacen, se activan mecanismos internos que nos conducen a vivir una vida más plena. Para llegar a ello, hay caminos que transitar, obstáculos que superar, procesos que vivir... Ahí estoy yo, para ayudar a conocerte, a superarte, a transitar hacia esa mejor versión propia y luego soltarte, porque sin autonomía psicológica y autodependencia, no existe un verdadero progreso... 

 Las dolencias psíquicas y disfuncionalidades psicológicas no son "per sé" nuestras enemigas, aunque en primera instancia nos generen mucho malestar y nos condicionen la vida. Estas pueden llegara  ser nuestras maestras, nuestras  "Máster class" particulares, através de las cuales sacar de nosotros lo mejor, potenciar esos talentos dormidos o invisibilizados y salir de la experiencia transformados en seres más valiosos.

 Para acabar decirte que sólo se bebe agusto agua de un vaso, si se tiene sed, se come con placer, si se tiene hambre... sólo si comprendes y asumes que necesitas cambiar algo en tu vida para vivirte mejor, podrás iniciar un auténtico proceso de transformación, porque como decían los sabios: "No hay empresa más elevada y difícil que transformarse a sí mismo"... pero yo te digo, que vale mucho la pena, es la mejor inversión que puedes realizar en tu vida.

¡Adelante! Sólo vives una vez y este es el momento.