Carlos Nakai. Simplemente cerrando los ojos o dejándose embriagar por la fuerza del paisaje... sobran las palabras.