¡Escucha!, es como el final de un lloro, cuando sale de la boca del estómago el nudo empujado por la fuerza de las entrañas y es más sincera la mirada...
Al final se siente un profundo alivio una profunda calma!!!