Semillas dormidas

 A través de mi experiencia personal con la  terápia hipnótica descubro que los seres humanos albergamos semillas dormidas de habilidades y potencialidades insospechadas que pasarán desapercibidas o no a lo largo de nuestra vida en función de nuestra consciencia y conciencia de cambio... la sed de cambio nos impulsa a buscar el agua que necesita nuestra tierra interior y cuando esta llega, de repente las semillas dormidas renacen y se vivifican, hasta el punto que si además, le aportamos el buen abono de la confianza, acaban germinando en nuestro interior enriqueciendo nuestras vidas, impulsándonos a otra dimensión maravillosa con otras perspectivas y capacidades que alimentan el gusto y el efuerzo por superar nuestros propios retos.

 Ese potencial dormido en el "pajar" del subconsciente, es el objetivo terapéutico de la Hipnósis clínica directa, el "milagro" se produce cuando la persona descubre que en sí misma hay un tesoro que ni podía imaginar, una fuerza inusitada que puede con cualquier obstáculo por dificultoso que parezca, de repente su mente se percata de dicho tesoro y a partir de ese momento las cosas comienzan a cambiar, su vida comienza cualitativamente a ser distinta y a mejorar, los vectores "lo que quiero ser" y "lo que soy" cambian su dirección divergente para tornarse en convergente, el sentido de la realidad pasa de ser recalcitrante a constructivo.. las semillas acabarán por dar su fruto..

 

 

 

 

Un saludo,

Juan Manuel Moreno Durán