Decálogo para sedientos de bienestar psicológico

No es el concepto "felicidad" un concepto muy claro en los tiempos que corren, entre la idealización infantil y el excepticismo nihilista hay un campo natural de búsqueda innata en todo ser humano que nos impulsa a focalizar allá en el horizonte más o menos cercano de nuestras vidas nuestra esperanza de cambio, de mejoría... de evolución y realización personales.

Es posible traer el horizonte lejano a nuestro presente contínuo, comenzar a trabajar por la labor desde el ahora, desde lo que podemos hacer en este momento que siempre es mucho más de lo que creemos inicialmente; por ello expondré el siguiente decálogo de acciones y tareas al alcance de nuestra mano, inspirado en un artículo de The Mind Unleashed.

1) Ejercicio físico

Es una de las mejores y eficaces estrategias para mejorar el estado de ánimo, especialmente para vencer la depresión, el ejercicio físico, ayuda a relajarse, aumenta la capacidad cerebral y la percepción sobre nuestra imágen, durante un ejercicio físico prolongado se liberan proteínas y endorfinas responsables de la sensación de felicidad, un ejercicio aeróbico ( correr, andar, bicicleta ) de media hora diaria , mejora notablemente los parámetros de percepción de bienestar.

2) Dormír más

Sabemos que el sueño ayuda al cuerpo a la recuperación y es reparador en sí mismo, pero quizás tan importante como esto sea que el sueño está directamente relacionado con la felicidad. Los estímulos negativos son procesados por la Amígdala, mientras que los recuerdos positivos o neutros los procesa el Hipocampo, pues bién , la carencia de sueño, incide en el Hipocampo de tal manera que los recuerdos agradables apenas se recuerdan mientras que los negativos se recuerdan perfectamente.

La privación de sueño en mayor o menor medida nos hace muy sensibles a emociones negativas, mientras que un sueño reparador, suficiente y sin despertares nos sensibiliza para el buen humor y emociones positivas.

3)Más andar y menos coche.-

A las ventajas del ejercicio físico anteriormente expuestas se le suman el ahorro en estrés que representa en las ciudades conducir un vehículo, andar antes y después de trabajar es un excelente ejercicio para reflexionar o desconectar de la permanente exposición a estresores.

4)Fomentar las relaciones sociales.-

En un estudio curioso que se realizó en Estados Unidos con las personas moribundas, una de las cuestiones que les hubiera gustado hacer en su vida es haber estado más tiempo con la familia y con los amigos.

El tiempo social es muy valioso para el fomento de la felicidad, una de las caracterísiticas de las personas feclices es que se sienten apoyados, arropados y valiosos para sus amigos y familiares, además es en la relación con los otros donde desarrollamos nuestro máximo potencial, el vínculo nos hace fuertes; parece ser que diversos estudios con "longevos" asi lo demuestran en un alto porcentaje de ellos manifiestan sentirse amados, cuidados y volcados a ayudar a los demás.

5) Pasear al aire libre y tomar el sol.-

Pasear al aire libre tomando el sol al menos 20 minutos mejora el estadod e ánimo y aumenta la memoria de trabajo según revela un estudio realizado por la Universidad de Sussex.

6) Ayudar a los demás.-

Ayudar a los demás enriquece la vida, las personas que en algún momento ayudan a los demás de manera altruísta se sienten mejor, tienen propensión a trascender y relativizar los problemas de la vida, un estudio realizado entre voluntarios de diferentes causas y organizaciones muestra que estas personas tienen una mayor percepción de bienestar subjetivo que la población en general... Los actos de bondad espontánea incrementan el bienestar subjetivo mucho más que cualquier otro ejercicio.

"Ayudar a los demás mejora nuestra propia vida" ( Martin Seligman)

7) Sonreír de manera natural

La sonrisa natural en sí misma ya es indicativa de salud psicológica, es fruto de  pensamientos y actitudes positivas, de buen humor y trascendencia, sin embargo la sonrisa forzada y falsa empeora el estado de ánimo...

Sonreír nos hace sentir bien aumentando la flexibilidad atencional y la capacidad para pensar de manera holística, alivia el dolor en situaciones preocupantes ( retroalimentación facial) y sobre todo transmite empatía hacia los demás produciéndose un efecto "cantagio".

8)Planificar proyectos ilusionantes.-

La anticipación positiva aumenta la percepción de felicidad, por ejemplo planificar unas vacaciones se ha demostrado que genera más felicidad que la propia vacación, de la misma manera crear y desarrollar temas motivantes aumentan la percpeción futura de felicidad.

9) Meditar.-

Ejercer la meditación no sólo es útil para mejorar la perspectiva vital, la agudeza sensorial y la atención sino que genera felicidad, un estudio realizado en el Hospital General de Massachusets observando escáneres cerebrales de personas que realizaban durante 8 semanas un curso de Mindfullness ( meditación contemplativa) llegó a  la conclusión de que las partes de los cerebros de los participantes relacionadas con la compasión y la conciencia de sí mismos aumentaron, mientras que las partes relacionadas con el estrés, disminuyeron... Meditar hace descansar la mente y  aumenta la empatía.

10) Practicar la gratitud.-

Hay muchas maneras de practicar gratitud, desde anotar un diario con las cosas que agradecemos día a día, pasando por compartir con los amigos íntimos o la pareja tres cosas buenas que suceden todos los días, recalcando y visibilizando la gratitud por la vida en un mar de exigencias permanentes. 

En un experimento donde los participantes anotaban cosas por las que estaban agradecidos día a día, dió como resultado la mejoría de su estado de  ánimo, sólo con esta práctica, este engoque de gratitud mejora el bienestar emocional e interpersonal. 

 

 

 

 

 

Un saludo y confía en el camino.

Juan Manuel Moreno Durán