7. oct., 2013

Las entrañables Choperas

 Es el Chopo un árbol de entre los más acogedores y entrañables del paisaje peninsular, formando bosquecillos en torno a riveras de ríos o jalonando manantiales y correntías en montañas y mesetas; su sombra agradecida ofrece buenas siestas al caminante, ambientadas con el sonido oceánico de sus hojas;  su corteza llena de muescas y cicatrices solían ser testigos de lo mucho que J. quería a M. con un desgarrado corazón retorcido por una flecha antes de la "era tecnológica"... además en Otoño, suelen ofrecer sus cepas las preciadas setas de chopo cuyo olor es capaz de evocar hogares con olor a horno y ricos manjares.

 

Aún hay rincones de chopos centenarios como éstos de El Frago,  marcando sendas, formando parques naturales o señalando linderos... darse un paseo por estos santuarios naturales es darse un baño de emociones serenas, de evocadoras imágenes que invitan a la reflexión, a la intospección y a la quietud creativa y vital como los tonos de sus copas en este mes... "canean" sus hojas en un extraordinario espectáculo de elegancia plástica... Un Chopo es una obra de arte viva, un amigo que te da y nada pide, excepto que por favor sientas la belleza que transmite...

 

¡ Seamos amigos de los chopos y dejémonos invadir por su serena presencia !

 

JMMD